Haga clic sobre una letra para ver letras y acordes cuyo título empieza con esa letra.

Letras y Acordes de Autores del Folklore Argentino Letras y Acordes de Intérpretes del Folklore Argentino Cuestionarios de Letras y Acordes del Folklore Argentino Poemas gauchescos Pedir Letras y Acordes del Folklore Argentino Ritmos de Letras y Acordes del Folklore Argentino Karaokes de Letras y Acordes del Folklore Argentino

LETRAS Y ACORDES MÁS VISTOS



ÚLTIMAS LETRAS CON ACORDES PUBLICADAS

El salto de Ascochinga

Autor: Eduardo Alemán


En Córdoba, en las montañas, se relata una leyenda en que el robo de una hacienda terminó con una hazaña. Era el carnear vieja maña del gauchaje americano, y un honor para el paisano que, perseguido, sabía pelear a la policía frente a frente y mano a mano. Cortada a pique en un abra se desploma un precipicio, abajo se oye el bullicio del río que causa el abra. La cristalina palabra llega muriendo a la altura y se pierde en la espesura de un inmenso matorral, donde traduce el zorzal las glorias de la natura. Era Peralta un cuatrero de historia larga y mentada. No escapó de su cuereada ni siquiera un estanciero. Audaz, vaquero, matrero, al atardecer caía, su largo arreador tendía y una tropilla apartaba, y al tranquito se marchaba riendo de la policía. Una tarde, el sol poniente desfallecía en el monte flanqueándose el horizonte de un escarlata candente. Sobre su moro sonriente y arriando una tropa ajena, iba el cuatrero Peralta, con la conciencia serena y con la frente muy alta echada atrás la melena. A hachazos con los zarzales marchaba abriendo picada en dirección a la aguada para abrevar los bagüales; los ásperos matorrales abandonaba al tranquito, cuando oyó de alerta el grito, y distinguió al alazán del sargento Perafán, el más raudo del distrito. Un estridente alarido resonó por la espesura, alzó la cabalgadura para huir el perseguido, y al encontrarse perdido y cortada toda huída dio un grito a la gente unida, destemplado, agrio, salvaje y soberbio en su coraje, jugó en su moro la vida. A la espalda, la jauría; adelante, como un dique, aquella barranca a pique que a su fuga se oponía, no doblegó su energía. Erguido, soberbio, fiero, soltó el rendaje ligero; luego, del poncho se despojó y en los ojos lo envolvió de su noble parejero. Y los bastos seculares se hundieron en las caronas, se quejaron las lloronas al desgarrar los hijares, y el moro sangrando a mares se abalanzó al borde mismo, y en un supremo heroísmo jinete y potro rodaron, y al rodar se separaron pa´ juntarse en el abismo. Emocionante coraje... Al pasar el estupor y lanzarse en su furor a la avidez y al abordaje, atónito el paisanaje vió que aquel gaucho bravío cruzaba nadando el río mirando altivo a la roca, y golpeándose la boca en señal de desafío.

Letras y Acordes clasificados por Ritmo o Estilo

Si tiene una guitarra, y todavía no sabe tocar, aproveche este
CURSO DE GUITARRA ONLINE
¡ES TOTALMENTE GRATUITO!
Curso de guitarra gratis online