Haga clic sobre una letra para ver letras y acordes cuyo título empieza con esa letra.

Letras y Acordes de Autores del Folklore Argentino Letras y Acordes de Intérpretes del Folklore Argentino Cuestionarios de Letras y Acordes del Folklore Argentino Poemas gauchescos Pedir Letras y Acordes del Folklore Argentino Ritmos de Letras y Acordes del Folklore Argentino Karaokes de Letras y Acordes del Folklore Argentino

LETRAS Y ACORDES MÁS VISTOS



ÚLTIMAS LETRAS CON ACORDES PUBLICADAS

El herrero Miseria pone una herradura

de Ricardo Güiraldes

El herrero Miseria (o El herrero y el Diablo) - Episodio 1



Esto era en tiempo de Nuestro Señor Jesucristo y sus Apóstoles.

Nuestro Señor sabía andar de pueblo en pueblo y de rancho en rancho, por Tierra Santa, enseñando el Evangelio y curando con palabras. En estos viajes, lo llevaba de asistente a San Pedro, al que lo quería mucho, por creyente y servicial.

Cuentan que en uno de esos viajes, a la mula en que iba Nuestro Señor se le perdió una herradura y empezó a manquear.

-Fijate -le dijo Nuestro Señor a San Pedro- si no ves una herrería, que ya estamos entrando al poblado.

San Pedro, que iba mirando con atención, divisó un rancho viejo de paredes rajadas, que tenía encima de una puerta un letrero que decía: "ERRERIA". Sobre el pucho, se lo contó al Maestro y pararon delante del corralón.

-¡­Ave María! -gritaron. Y junto con un cuzquito ladrador, salió un anciano harapiento que los invitó a pasar.

-Buenas tardes -dijo Nuestro Señor-. ¿Podría herrar mi mula que ha perdido la herradura de una mano?

-Apeensé y pasen adelante -contestó el viejo-. Voy a ver si puedo servirlos.

Cuando, ya en la pieza, se acomodaron sobre unas sillas de patas quebradas y torcidas, Nuestro Señor le preguntó al herrero:

-¿Y cuál es tu nombre?

-Me llaman Miseria -respondió el viejo, y se fue a buscar lo necesario para servir a los forasteros.

Con mucha paciencia anduvo este servidor de Dios, olfateando en sus cajones y sus bolsas, sin hallar nada. Acobardado iba a volverse para pedir disculpas a los que estaban esperando, cuando revolviendo con la bota un montón de basuras y desperdicios, vio una argolla de plata grandota.

-¿Qué hacés aquí vos? -le dijo, y recogiéndola se fue para donde estaba la fragua, prendió el fuego, derritió la argolla, hizo a martillo una herradura y se la puso a la mulita de Nuestro Señor. ¡­Viejo sagaz y ladino!

-¿Cuánto te debemos, buen hombre? -preguntó Nuestro Señor.

Miseria lo miró bien de arriba abajo y, cuando concluyó de filiarlo, le dijo:

-Por lo que veo, ustedes son tan pobres como yo. ¿Qué diantres les voy a cobrar? Vayan en paz por el mundo, que algún día tal vez Dios me lo tenga en cuenta.

-Así sea -dijo Nuestro Señor y, después de haberse despedido, montaron los forasteros en sus mulas y salieron al sobrepaso.

Letras y Acordes clasificados por Ritmo o Estilo

Si tiene una guitarra, y todavía no sabe tocar, aproveche este
CURSO DE GUITARRA ONLINE
¡ES TOTALMENTE GRATUITO!
Curso de guitarra gratis online