Haga clic sobre una letra para ver letras y acordes cuyo título empieza con esa letra.

Letras y Acordes de Autores del Folklore Argentino Letras y Acordes de Intérpretes del Folklore Argentino Cuestionarios de Letras y Acordes del Folklore Argentino Poemas gauchescos Pedir Letras y Acordes del Folklore Argentino Ritmos de Letras y Acordes del Folklore Argentino Karaokes de Letras y Acordes del Folklore Argentino

LETRAS Y ACORDES MÁS VISTOS



ÚLTIMAS LETRAS CON ACORDES PUBLICADAS

Ni Cielo ni Infierno para Miseria

de Ricardo Güiraldes

El herrero Miseria (o El herrero y el Diablo) - Episodio 7



Ya Miseria estaba en las últimas humeadas del pucho, porque a todo cristiano le llega el momento de entregar la osamenta y él bastante la había usado.

Y Miseria, pensando hacer lo mejor, se fue a echar en su lecho a esperar la muerte. Allá, en su piecita de pobre, se halló tan aburrido y desganado, que ni se levantaba siquiera para comer ni tomar agua. Despacito no más se fue consumiendo, hasta que quedó duro y como secao por los años.

Y ahora es que, habiendo dejado el cuerpo para los bichos, Miseria pensó lo que le quedaba por hacer y, sin dilación porque no era sonso, el hombre enderezó para el Cielo y, después de un viaje largo, golpeó en la puerta de éste.

En cuanto se abrió la puerta, San Pedro y Miseria se reconocieron, pero al viejo pícaro no le convenían esos recuerdos y, haciéndose el chancho rengo, pidió permiso para pasar.

­¡Hum! -dijo San Pedro-. Cuando yo estuve en tu herrería con Nuestro Señor, para concederte tres Gracias, te dije que pidieras el Paraíso y vos me contestaste: "Callate, viejo idiota". Y no es que te la guarde, pero no puedo dejarte pasar ahora, porque habiéndote ofrecido tres veces el Cielo, vos te negaste a aceptarlo.

Y como ahí no más el portero del Paraíso cerró la puerta, Miseria, pensando que de dos males hay que elegir el menos peor, rumbeó para el Purgatorio a probar cómo andaría.

Pero amigo, allí le dijeron que sólo podían entrar las almas destinadas al cielo y que como él nunca podría llegar a esa gloria, por haberla denegado en la oportunidad, no podían guardarlo. Las penas eternas le tocaba cumplirlas en el Infierno.

Y Miseria enderezó al Infierno y golpeó en la puerta, como antes golpeaba en la tabaquera sobre el yunque, haciendo llorar los diablos. Y le abrieron, ¡­pero qué rabia no le daría cuando se encontró cara a cara con el mismo Lilí!

-¡­Maldita mi suerte -gritó-, que dondequiera he de tener conocidos!

Y Lilí, acordándose de las palizas, salió que quemaba, con la cola como bandera de comisaría, y no paró hasta los pies mismos de Lucifer, al que contó quién estaba de visita.

Nunca los diablos se habían pegado tan tamaño susto, y el mismo Rey de los Infiernos, recordando también el rigor del martillo, se puso a gritar como gallina clueca, ordenando que cerraran bien toditas las puertas, no fuera a entrar semejante cachafás.

Ahí quedó Miseria sin entrada a ningún lado, porque ni en el Cielo, ni en el Purgatorio, ni en el Infierno lo querían como socio; y dicen que es por eso que, desde entonces, Miseria y Pobreza son cosas de este mundo y nunca se irán a otra parte, porque en ninguna quieren admitir su existencia.

Letras y Acordes clasificados por Ritmo o Estilo

Si tiene una guitarra, y todavía no sabe tocar, aproveche este
CURSO DE GUITARRA ONLINE
¡ES TOTALMENTE GRATUITO!
Curso de guitarra gratis online