Haga clic sobre una letra para ver letras y acordes cuyo título empieza con esa letra.

Letras y Acordes de Autores del Folklore Argentino Letras y Acordes de Intérpretes del Folklore Argentino Cuestionarios de Letras y Acordes del Folklore Argentino Poemas gauchescos Pedir Letras y Acordes del Folklore Argentino Ritmos de Letras y Acordes del Folklore Argentino Karaokes de Letras y Acordes del Folklore Argentino

LETRAS Y ACORDES MÁS VISTOS



ÚLTIMAS LETRAS CON ACORDES PUBLICADAS

Miseria hace renovar el pacto

de Ricardo Güiraldes

El herrero Miseria (o El herrero y el Diablo) - Episodio 4



Otra vez el viejo, remozado y platudo, se volvió a correr mundo: terció con príncipes y magnates, gastó plata como nadie, tuvo trato con hijas de reyes y de comerciantes fuertes.

Pero los años, para el que se divierte, huyen pronto, de suerte que, cumplido el vigésimo, Miseria quiso dar fin cabal a su palabra y rumbeó al pago de su herrería.

A todo esto Lilí, que era medio charlatán y alcahuete, había contado en los infiernos el encanto de la silla.

-Hay que andar con ojo alerta -había dicho Lucifer-. Ese viejo está protegido y es ladino. Dos serán los que lo van a buscar al fin del trato.

Por esto fue que al apearse en el rancho, Miseria vio que lo estaban esperando dos hombres, y uno de ellos era Lilí.

Pasen adelante; sientensé -les dijo-, mientras yo me lavo y me visto para entrar al Infierno, como es debido.

-Yo no me siento -dijo Lilí.

-Como quieran. Pueden pasar al patio y bajar unas nueces, que seguramente serán las mejores que habrán comido en su vida de diablos.

Lilí no quiso saber nada; pero, cuando se hallaron solos, su compañero le dijo que iba a dar una vuelta por debajo de los nogales, a ver si podía recoger del suelo alguna nuez caída y probarla. Al rato nomás volvió, diciendo que había hallado una yuntita y que, comiéndolas, nadie podía negar que fueran las más ricas del mundo.

Juntos se fueron para adentro y comenzaron a buscar sin hallar nada.

Para esto, al diablo amigo de Lilí se le había calentado la boca y dijo que se iba a subir a la planta, para seguir pegándole al manjar. Lilí le advirtió que había que desconfiar, pero el goloso no hizo caso y subió a los árboles, donde comenzó a tragar sin descanso, diciéndole de tiempo en tiempo:

-¡Pucha que son buenas! ¡­Pucha que son buenas!

-Tirame unas cuantas -le gritó Lilí, de abajo.

-Allí va una -dijo el de arriba.

-Tirame otras cuantas -volvió a pedirle Lilí, no bien se comió la primera.

-Estoy muy ocupado -le contestó el tragón-. Si querés más, subíte al árbol.

Lilí, después de cavilar un rato, se subió.

Cuando Miseria salió de la pieza y vio a los dos diablos en el nogal, le entró una risa tremenda.

-Aquí estoy a su mandado -les gritó-. Vamos cuando ustedes gusten.

-Es que no nos podemos bajar -le contestaron los diablos, que estaban como pegados a las ramas.

-Lindo -les dijo Miseria-. Entonces firmenmé otra vez el contrato, dándome otros veinte años de vida y plata a discreción.

Los diablos hicieron lo que Miseria les pedía y éste les dio permiso para que bajaran.

Letras y Acordes clasificados por Ritmo o Estilo

Si tiene una guitarra, y todavía no sabe tocar, aproveche este
CURSO DE GUITARRA ONLINE
¡ES TOTALMENTE GRATUITO!
Curso de guitarra gratis online